Eva Violán

SOLEDAD

No hay amor al otro lado de la cama,
no hay cuerpo que mitigue soledad.
En esta noche inmensa
me volví mínima.
Exigua.
Sábanas que acarician a este lado mi cuerpo
por allí nada más encuentran terreno yermo.
Hojarasca de otoño, ido.
Algodón limpio y suave olor a naranja,
pero ni rastro de su piel.
De su calor, ni rastro.
A medianoche Soledad es nombre propio.
Eva Violán.

Escribir comentario

Sígueme

¡Contáctame! Me encanta conocer gente interesant y establecer nuevos vínculos.