Eva Violán

Ser madre margina y el aborto no es libertad

Sus ojos vidriosos levantaron la mirada hacia mí y me dijo con voz desgarradora: No pasa ni un solo día en el que no recuerde que le quité la vida a mi hijo, ¿entiendes? Cada año calculo la edad que podría tener, cada mes cuando llega la regla me deshago. Estoy destrozada… y sé que será para siempre, que tengo que vivir con ello el resto de mi vida. Ese aborto además me robó la posibilidad de volver a tener hijos.
Aunque puedo entender las distintas razones por las que una mujer llega a ese límite. No es una decisión alegre que se pueda tomar a la ligera, ni nada que no tenga consecuencias físicas y psicológicas.
Cuando veo cómo hombres que no tienen ni idea, ni lo van a saber nunca porque son hombres, nos venden el aborto y lo utilizan como bandera de una supuesta libertad. Les digo que después de escuchar muchos testimonios como los de esa mujer, no hay nada más lejano a la realidad. Después del aborto llega la cárcel de la mala conciencia, el lastre del arrepentimiento más cruel, más impotente…porque ya no hay modo de volver atrás, porque ya no se puede hacer nada, porque ese hijo ya no nacerá.
La verdadera libertad sería que esa mujer supiera que no va a verse en situación de desamparo, ni que tendría que abandonar sus estudios o truncar su vida profesional. Que no va a tener ningún problema para desarrollar su vida, y podrá criarlo puesto que en este país se concilia la vida laboral con la familia.
La verdadera libertad es que esa mujer llegue a ser madre y ese hijo nazca.
¿Saben por qué los países del norte de Europa son los más felices? Porque esos gobiernos cuidan de las familias, para ellos el paraíso está en el hogar. Porque las mujeres pueden llegar a ser altas ejecutivas, tener hijos y atenderlos debidamente como madres. Porque ellas no tienen que soportar el agravio comparativo, al que este país nos somete.
¿No será qué es más barato que aborten?
¡No nos vendan ficciones, queremos realidades, que no somos tontas…!
En esta España de hoy ser madre margina y el aborto no es libertad.
Soy una mujer que cree en las mujeres.
Eva Violán.

2 comentarios

  • Querida Eva
    He encontrado tu publicación en DA de casualidad, y he decidido buscarte en el Google por lo desgarradoras que sonaban tus palabras.
    Entiendo perfectamente lo que dices pero porque estoy en el lado contrario. He sacrificado mi vida en el trabajo… y ahora quiero ser madre y no puedo. Tengo el corazón roto… las mujeres parece que no podemos tener acceso a las dos opciones si estás sola: ser madre y tener un trabajo de responsabilidad.
    No sé si en algo te puedo ayudar… he RT tu artículo y espero que la gente te conozca y que la vida te impulse en éxito.
    Mis más sinceras felicitaciones por la gran madre que se ve que eres… ojalá Dios me ayude y pueda serlo yo también… Es lo más que deseo en esta vida!!!

    • Hola Candelaria,
      muchísimas gracias por dedicar este ratito a escribirme. Siento no haberlo hecho antes, pues estaba con problemas técnicos por cambio de servidor. En los próximos días subiré el proyecto de micromecenazgo (crowdfunding) que he ideado para mi primera novela. Espero sea de tu interés, tiene mucho que ver con la línea de mis escritos. Mil gracias por compartir!! A ver si nos unimos para conseguir que mujeres como tú logren su sueño, estoy decidida a seguir luchando porque se reconozcan nuestros derechos. Un beso enorme!!
      Eva.

Sígueme

¡Contáctame! Me encanta conocer gente interesant y establecer nuevos vínculos.