Eva Violán

NUEVE SEMANAS Y MEDIA

Veinticuatro grados, la brisa justa, en la sobremesa un cortado.

La terraza de un bar de paso, con el bullicio comedido, la suficiente paz para advertir en la mesa de enfrente a una señora que me dobla la edad.

Su melena ceniza suelta, un café y humo entre los dedos. Le sobran surcos a su piel, pero nada importan, después de descubrir esos tímidos ojos que me buscan a ratos, como los míos la están buscando a ella. La inevitable situación de vernos o la curiosidad que ambas nos despertamos.

Me miro en ella.
Ella se mira en mí.

Podría ser ella en cuarenta años,
ella pudo ser yo.

Las únicas con soledad elegida.

Un hilo musical que da paso a que yo mire hacia suelo por no volverme a tropezar con su intimidad. Y nos canta Joe Cocker.

Sus piernas cruzadas, y su zapato que comienza a seguir el ritmo de aquella Kim Basinguer que le baila a Mickey Rourke en nueve semanas y media.

Ese momento en el que me doy cuenta de casi todos los tacones de la sala se contonean ligeramente. Hay una Bassinguer del 86 en nuestro inconsciente.

Cierra los ojos unos segundos y me sonríe cuando de nuevo los abre directos hacia mí porque sabe que tenemos mucho más en común de lo que suponíamos.

El humo se desvanece entre nosotras.

Hace tan solo nueve semanas y media que ella bailaba como Kim en algún lugar, ante su Rourke.

Dentro de nueve semanas y media seré como ella.

¿Bailamos?

YOU CAN LEAVE YOUR HAT ON (JOE COCKER)

Escribir comentario

Sígueme

¡Contáctame! Me encanta conocer gente interesant y establecer nuevos vínculos.