Eva Violán
Feminismo

LA HAN VUELTO A VIOLAR

LA HAN VUELTO A VIOLAR

Si para que exista agresión sexual, según el Código Penal, debe haberse utilizado violencia o intimidación; para que exista comprensión hacia la víctima, quizás, deberían ser juzgados por mujeres, pues los hombres que hoy han sentenciado el “Caso Manada” no han demostrado ni un ápice de empatía. Porque para juzgar hace falta mucho de esto, de ponerse en el pellejo de la víctima.

En la imaginación de un hombre, verse rodeado, acorralado, maniatado por cinco mujeres puede suscitarle una sensación placentera, incluso, de goce; ocurre todo lo contrario en la mente de una mujer: es la pesadilla más recurrente, es el terror. Parece que no lo han entendido. Esto es intimidación. Ninguna mujer desea verse penetrada por cinco hombres, ninguna. ¿Comprenden?, absolutamente ninguna, es terriblemente doloroso. Desgarrador.

Si no se defendió solo pudo haber sido por una causa: estado de shock, que puede ser motivado por la situación traumática de la agresión sexual o por que estuviera bajo el influjo de alguna droga, pero no debía estar tan drogada, pues lloraba después de lo sucedido.

Se suponía que el hecho de que existiera un vídeo, donde se visionaba el acto, era una suerte que ya hubieran deseado muchas para su propia violación. De toda la vida se nos ha tachado de mentirosas, y la clave era comprobar si decíamos la verdad.

Ella decía la verdad, lo sabíamos todos.

Efectivamente, esa niña ya era mayor de edad, justo ese año. Pero ella se sentía igual, nada había cambiado por tener la posibilidad de ir a votar, o de sacarse el carnet de conducir. Se miraba al espejo y era la misma que ayer, que tenía diecisiete. Para mí, sigue siendo una niña. Para todas nosotras es una niña.

Con esta sentencia la han vuelto a violar a ella, y nos han agredido a todas las mujeres de este país. Que ni con un vídeo, ni con la manifestación abierta de los agresores por escrito, conseguimos que se nos proteja. Que se les de el castigo que merecen, íntegro, por violación.

Porque eso es lo que han hecho, violarla, lo hemos visto todos.

Y eso no se hace, eso es violencia e intimidación, no es tan solo un abuso. Cuando cinco tíos acorralan y sujetan a una niña de dieciocho años, es violencia. Que un Guardia Civil y sus colegas metan a una niña en un portal y “se la follen” uno por uno, es violencia. Cuando la encuentran llorando en la calle y tienen que llevarla al médico, es violencia.

Aunque ella no haya dicho que no, aunque ella no se negara. El NO a que te penetren en manada viene intrínseco a la condición del género femenino, a sobrevivir. De la misma forma que no hace falta que te niegues a que te empujen por un barranco, para saber que no querías que lo hicieran. Con esta sentencia la han vuelto a violar.

Si esto no es violencia para ustedes, me pregunto qué clase de basura tendrán en sus cabezas, señorías.

Eva Violán

1 comentario

Sígueme

¡Contáctame! Me encanta conocer gente interesant y establecer nuevos vínculos.