Eva Violán

ESPERANZA

Le faltarán, al menos, un par de centímetros para alcanzar la barra del trapecio —dijo mientras se hundía mejor en el sillón. Ese es el problema, que me levanté hoy con ganas de oír: Le hallarán vivo justo antes de hacerle efecto la última pastilla que tomó para acabar con su vida, saldrá a través de las llamas, saltará antes de que el vehículo salga despedido. Que me cansé de no tener esperanza, de seguir hundiendo aún más ese orejero verde, de no escuchar más que tus agotados comentarios sin brillo. Que quiero una vida sin ti, antes de acabar de derramarme —pensé decirle— pero callé porque le haría daño.

Foto: extraída de google imágenes.

Escribir comentario

Sígueme

¡Contáctame! Me encanta conocer gente interesant y establecer nuevos vínculos.