Eva Violán

DICES QUE ERES SORDO…

Dices que eres sordo,
pero escuchaste lo que no sabía qué decirte.

No puedes oír el mar rompiendo en la roca,
y sin embargo escuchas a mis ojos cuando miran de reojo.

Te sabes de memoria las marcas que se forman alrededor de mi boca
cuando río a medias,
y aunque no escuches la gota al caer,
sin embargo sabes cuando están a punto de llenarse de lágrimas las ventanas de mi alma.

La mar rompe sobre la roca cuando me tocas.
La gota cae cuando me besas.
Y todo, música es.

Sin voz dejaste a mi corazón cuando te vio.
Y el piano de mis dedos eran los tuyos, yema contra yema.

Mi índice con tu índice,
mi pulgar con tu pulgar,
mi corazón con tu corazón.
Tic, tac, tic
Tacto.
Mi anular con tu anular,
mi meñique con tu meñique.
Tic, tac
Tacto.

Dices que eres sordo,
pero sientes cómo lato,
percibes cómo vibro,
y sin embargo escuchaste lo que no sabía qué decirte.

Tú sabes que me oyes,
y yo sé…
que puedes oírme.

Eva Violán.

Fotografía cedida por: Fran García, podrán encontrar más imagenes en instagram: @instafraner

“Este poema está recogido dentro de la novela SARAH BISSHOPP que en los próximos meses será publicada. Les mantendré informados por si les apetece un ejemplar, ya que será una edición muy chiquitina. Muchísimas gracias a todos, por estar ahí…Un abrazo.

2 comentarios

Sígueme

¡Contáctame! Me encanta conocer gente interesant y establecer nuevos vínculos.