Eva Violán

¿CUÁL ES LA MEJOR DESCRIPCIÓN DE UN BESO EN LA LITERATURA?

 “I’ve been kissed by men who did a very good job. But they don’t give kissing their whole attention. They can’t. No matter how hard they try parts of their minds are on something else. Missing the last bus—or their chances of making the gal—or their own techniques in kissing—or maybe worry about jobs, or money, or will husband or papa or the neighbors catch on. Mike doesn’t have technique . . . but when Mike kisses you he isn’t doing anything else. You’re his whole universe . . . and the moment is eternal because he doesn’t have any plans and isn’t going anywhere. Just kissing you.”  

Robert A. Heinlein, from Stranger in a Strange Land

Not the greatest ever but you kind of had to be there when this book was more widely read.

Te voy a traducir el texto de la mejor forma que he podido:

“He sido besada por hombres que hicieron un trabajo muy bueno. Pero ellos no prestan su total atención. No pueden. No importa lo mucho que se esfuercen, parte de su mente está en otra cosa. Perdiendo el último autobús —o sus posibilidades con la chica—o sus propias técnicas en el beso—o tal vez preocupados por sus trabajos, o el dinero, o el marido, o papá, o los vecinos. Mike no tiene técnica… pero cuando Mike te besa él no está haciendo otra cosa. Tú eres todo su universo… y el momento es eterno porque no tiene planes y no va a ningún lado. Solo está besándote.”

En 1961 en  «Forastero en tierra extraña» planteó el tema del sexo grupal, donde cuestionó las convenciones sexuales y religiosas. La novela causó controversia, pero más tarde tuvo enorme éxito y fue un referente de la contracultura. En su relato corto “Todos ustedes, Zombies” plantea un incesto, debido a una paradoja temporal. Un viajero del tiempo llega a ser padre y madre de sí mismo.

FORASTERO EN TIERRA EXTRAÑA

se convirtió en los Estados Unidos en el libro de cabecera del llamado hippismo de los años 60, merece un tratamiento especial a la hora de analizarlo como literatura de ciencia ficción, digamos, con efectos sociales. Tiene acérrimos detractores, y del mismo modo, intensos fans. Sus 879 páginas no dejan indiferente a nadie.

Se cuenta que su mujer confirmó en un momento dado que tardó en escribirla una década, y muchos dicen que bajo los efectos de los estupefacientes tan habituales en aquella época (de dedos índice y anular alzados simbolizando paz y pantalones de campana regada de ácido y marihuana) se intuye en el texto. Con momentos horribles de literatura pésima, y escenas llenas de genialidad. No me lo pienso leer por ahora, pero extraigo el beso que por casualidad cayó en mis manos. Encontré esto a los pies del extracto original del beso: “No es el mejor beso de todos los tiempos pero… tenías que haber estado allí cuando este libro fue publicado”.

Cuando te dije que aparecen momentos de genialidad sublimes en esta obra, para muestra un botón :

“El amor es la condición en la que la provisión de la felicidad de otra persona es esencial para la tuya propia”

Como sé que lees de todo un poco, igual te pica la curiosidad y te enfrentas a él, luego me cuentas. O de pronto me sorprendes y confiesas alguna batallita que hayas descubierto de esa época.

Hay otro que me parece digno merecedor de un primer puesto y es el de Julio Cortázar en Rayuela, en el capítulo 7:

“Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.”

Es de las cosas más bellas que he leído en mi vida… Espera, tengo que reponerme, aún un veo esa luna temblando en el agua.

Cortázar se asombraba porque escribió Rayuela para adultos, y en su momento pasó desapercibido para ese público y quién lo encumbró fueron los jóvenes, esos locos jóvenes a los que volvió locos o ya lo estaban. Estamos hablando de hace 54 años ya, en 1963, justo dos años después del beso de Heinlein en América llega el beso de Cortázar en Argentina.

Y para dejarte con ganas de más Rayuela, aquí va mi preferida, la definición de esperanza:

“Probablemente de todos nuestros sentimientos el único que no es verdaderamente nuestro es la esperanza. La esperanza le pertenece a la vida, es la vida misma defendiéndose.

Acuérdate que Rayuela se puede leer de distintos modos. La primera propuesta es la forma corriente hasta llegar al capítulo 56. La segunda manera es empezar en el capítulo 73 y seguir el orden propuesto por el autor en cada uno de los capítulos.

Te dejo otro beso, es el mío en Sarah Bisshopp:

“Extendió sus manos cubriendo las mías, y nos bañamos juntos. Al fin sus labios se acercaron a los míos, dejando la huella suave de su tierno sabor a miel. Me besaba lento, arriba y abajo, me besaba como las gotas de agua, y luego me mordía suave. Me sorprendí mordiéndole yo a él, aprendiendo su manera, dejándole mi sabor a espuma de yogurt y a paisaje”

Venga, tráeme más besos…

¿Cuál es tu favorito? A ver si consensuamos el mejor beso de la historia.

Tengo por ahí un poema que se titula Besos , por si te apetece leer algo más.

 

 

Escribir comentario

Sígueme

¡Contáctame! Me encanta conocer gente interesant y establecer nuevos vínculos.