Eva Violán

ALZHEIMER

La secuestró, aunque no fue un día concreto.

Decomisó sus recuerdos poco a poco,
hasta quedarse tan solo con las canciones.

Incautó las facciones de los suyos para ni tan siquiera reconocer el amor
en la mirada herida del que había caminado junto a ella,
el que trató de ocultar su rapto en un intento de posponerlo,
de negar la evidencia en vano.

Suspendió su ilusión al verle,
y mientras ella perdía la memoria
a él se le extraviaron los motivos…

¿Quién se atrevería restaurar ahora su remembranza,
si ya no está el mayor de sus impulsos?
¿Quién repararía su ausencia
si ya no está él?

No hay medicina para esto.

Escribir comentario

Sígueme

¡Contáctame! Me encanta conocer gente interesant y establecer nuevos vínculos.