Eva Violán

ALCÉ MI VOZ

Alcé mi voz en alto para gritar lo injusto,
pero no desperté la compasión de ese corazón,
que ha vendido hasta la última gota de amor que le quedaba.

Me arrodillé suplicando por tu vida
y por todos los que viven bajo la lluvia de las balas,
pero no conseguí nada.

No sirvió que me enojara con Dios,
¡No quiere saber nada!
Le pregunté por qué, ¿pero por qué?
¡No puedo soportar vivir en un mundo,
que no derrame una lágrima!

Porque soy el amor vendido,
al que tú llamas.

Escribir comentario

Sígueme

¡Contáctame! Me encanta conocer gente interesant y establecer nuevos vínculos.