Eva Violán

EL SUEÑO DE GIGI

Érase una vez en un remoto pueblecito de la costa francesa, vivía una niña que siempre tenía sueño. Era un sueño elásticooooooooooooooooooooo, de esos sueños que se pegan al cuerpo y no le dejan a uno ni abrir...

CRISIS

“A nuestro alrededor muchos conocidos empezaban a perder sus trabajos, la situación económica del país comenzaba a verse como una realidad tangible y a la vez espantosa. De la noche a la mañana habíamos...

NO LO SABEN

Hay sombras que no acompañan a nadie,
cumbres que no atisban estar por encima de nada,
luces que no iluminan,
hay personas que son hermosas
y no lo saben.
Eva Violán

¡A leer!

Quiosco en Navidad Una idea brillante

UNA IDEA BRILLANTE

UNA IDEA BRILLANTE —Señor, regálame una idea brillante para salir de la miseria. Muchos le solicitarían directamente un cofre lleno de monedas de oro, en la insularidad era lo más apropiado; y los más prácticos, lingotes. Tal y como está su valor...

SOY UN ASPIRANTE A ESCRITOR

SOY UN ASPIRANTE A ESCRITOR. Soy un aspirante a escritor, estoy buscando información para una novela de gran fantasía. ¿Conoces algunas buenas referencias de material que me puedan servir de ayuda? Esto se lo pregunta un lector a la escritora...

Por eso

POR ESO

Tu paso avanza el doble que el mío. Por eso, tengo que correr para seguir a tu lado. Doblaré mis huellas. Lo haré. Porque no solo es llegar sino mantenerse. Aprenderé idiomas; a interpretar esos silencios que tomas prestados, que definen todo lo que...

MI MANO

—Extiende la palma de tu mano ¿Qué ves? Unos no verán nada y otros la posibilidad de tenerlo todo.
—¿Y tú qué ves?
—La mía siempre querrá estar llena de la tuya.
Eva Violán

LO LLAMO LIBERTAD

Hay sitios donde jamás voy a vivir, lugares que no podré ver, personas con las que no compartiré ningún café. No podré volar ni caminar por el techo, no podré mover objetos con la mirada, es posible que no pueda teletransportarme, ni comer...

EL ROBO

Atacó el móvil su silencio dormitado. El ruido borró lo último soñado y se quedó sin excusas para continuar aún tumbada, dándose cuenta de que le acababa de robar el despertador algo que le hacía querer seguir allí pero no lo recordaba… Es...

INOCENCIA

Cuando tenía 14 años se me partió la bicicleta en la que iba montada; en dos acabó. Me quedé con el mango y pies en tierra y el sillín con rueda de atrás en el suelo. Tan cómico como vergonzoso, a esa edad. Ni perezosa, recogí los dos trozos de mi...

Sígueme

¡Contáctame! Me encanta conocer gente interesant y establecer nuevos vínculos.